La corriente que también me trajo aquí

Siento que hay una corriente de energía que envuelve todo, por todas partes.  Una corriente orgánica, viva, que palpita y mece en su caudal. A veces tiene colores, formas distintas, ecos y música. Tiene un canto que me envuelve y me hace llegar a lugares increíbles: al conocimiento de la medicina de los bosques. A aprender nombres de pájaros y compartimientos. A estudiar medicina china, partería, ayurveda, Gestalt. A plantar ñoras y puerros, berenjenas y apios. A tender la ropa al sol y cantar entre pinzas, cuerdas y olores. A procesos que he ido cerrando y a otros que he ido recibiendo, abriéndolos. A personas. A todo lo vivo, que vive en mí y también a todo lo que fue vivo alguna vez.


Es decir, siento que en este hermoso caudal que es la vida, hay un camino que contiene todo lo que existe. Un río de oportunidad cargado de pequeñas oportunidades. Un mar de infinita luz que abre a su paso, la existencia misma, las circunstancias concretas y todas las que cosas/personas/procesos y experiencias que compartes en tu camino en esta tierra. ¡Y es flipante verlo, l i t e r a l m e n t e, cuando trabajo con mi energía de forma consciente! Es un regalo poder saborear verlo, sentirlo y encuerparlo de forma presente, real, con conocimiento.

A menudo me pasa abrazando árboles, meditando con ellos. Veo su halo de energía (eso que también llamamos “aura”) que irradia colores, olores, sentires… También con personas, situaciones compartidas en grandes o pequeños espacios, o de forma concreta en algo “random” sin ningún tipo de actitud previa. Es muy interesante, porque cada vez me pasa más y voy acostumbrándome a esa sensación vertiginosa que da sentirse parte del gran abismo.

Con el tiempo, he aprendido a gozar de esos momentos de “clara visión”, que tiene mucho de esos “momentos santos” a lo que yo llamo así,  cuando conectamos con la paz interna con algo sencillo, cotidiano, que muestra “el camino de Dios” (de la divinidad, del espíritu, de lo más sagrado, de la existencia plena: llámalo como quieras) y nos trae a un lugar elevado, pacífico y suave. Y también he aprendido a que cuanto más queremos poseer esa corriente, ese camino orgánico de vida que palpita y te encuentra (o mejor dicho, del que formas parte aunque no lo veas, sepas o reconozcas), más nos alejamos de la tarea, tesoro, propósito y/o cometido, que se nos encomienda para encarnar dicha corriente. Puro torrente de vida.

Y ahí, en esa claridad, en esa percepción de esa corriente amorosa, corriente de vida que me nutre, que me agranda y trae espacios para caer, aprender, accionarme, recordar, etc, me voy sintiendo tan amada, protegida, sostenida y acompañada, que me emociona. En ese entender además, que no tengo que hacer nada. Que esto ya es. Que yo ya soy y en mí ya está esa gracia divina que es la vida. Que puedo escoger y elegir día a día, el camino para aceptar y abrirme amorosamente a esa corriente, a su misterio y caudal, pero que no tengo que comprender todo, ni abandonarme y solo “fluir” a boca llena y corazón dudoso, sin más. Que simplemente es para mí, porque soy merecedora y parte de eso tan mágico, de esa fuerza energética y lo único que tengo que hacer es cultivar cada vez la medicina que es la visión, la percepción y la integración de este regalo llamado vida.

Si… Solo tengo que vivir. Y me sé tan querida, cuidada y sostenida, que me envuelve un sentimiento de saberme más viva que nunca, más en mí, que siempre. Más en ti, de lo que alcanzo a poner en palabras… Porque esa corriente es tejido también, y nos une, en caminos, en procesos y estelas luminosas…

Bendita vida, que está tan viva, que me aviva entera.
Bendito caminar, el proceso consciente que tanto enseña.

Hoy, en este camino oscuro hacia la luna nueva, que será eclipse y puerta, comienzo a compartir por aquí.
Gracias por tu Ser, tu tiempo, tu energía y compañía.
Me encantará saberte por aquí y leerte a ti también.

Con Amor,
Rosa

Publicado por LaTribuLunera

Proyecto de empoderamiento y sanación femenina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: